Crear empresa en Irlanda desde España

Las iniciativas para restringir el traslado de ganancias a países con impuestos más bajos hacen de Irlanda una buena alternativa, con su tasa de impuesto corporativo favorable del 12,5%. Tras el Brexit , Irlanda será el único país de habla inglesa de Europa. Por lo tanto, si quieres saber razones y argumentos para tener tu propia empresa en Irlanda y operar desde España, sigue leyendo.

En el siguiente artículo sabrás no solo cómo puedes crear una empresa en el país irlandés si vives en España, sino que te contaremos todo lo que necesitas saber sobre este país, un país que te ofrece mucho más que unas excelentes ventajas empresariales. Esta guía es todo lo que necesitas para saber por qué debes crear tu propia empresa en Irlanda.

Índice
  1. Crear empresa en Irlanda operar desde España
  2. ¿Por qué es recomendable crear empresa en Irlanda si eres de España?
  3. Si, merece la pena.
  4. Impuestos corporativos en Irlanda VS Internacional
  5. Gastos de formación limitada de Irlanda
  6. El estatus de no domiciliado
  7. ¿Qué pasa con la residencia del director gerente y accionista?
  8. Conclusión final acerca de crear empresa en Irlanda desde España

Crear empresa en Irlanda operar desde España

El mercado de empleo irlandés se identifica por una mano de obra bien formada, joven y angloparlante. Las buenas conexiones a través del Aeropuerto Internacional de Dublín hacen de Irlanda un centro internacional de negocios a los dos lados del Atlántico.

La República de Irlanda no es parte del Reino Unido y no se ve afectada por el Brexit y sus consecuencias. La moneda nacional es el euro y el idioma oficial es el inglés. A diferencia de muchos miembros de la UE, Irlanda se ha recuperado de la crisis de la deuda de forma ejemplar

El mercado inmobiliario irlandés es sumamente interesante para los inversores. Tanto los bajos impuestos de sociedades como el ambiente generalmente propicio para los negocios hacen de Irlanda un sitio particularmente atractivo.

¿Por qué es recomendable crear empresa en Irlanda si eres de España?

Básicamente, fundar una compañía en Irlanda ofrece una opción alternativa económica a fundar una compañía en España. Al menos cuando se planea una sucursal española. En el caso de los establecimientos permanentes puramente irlandeses, esto se discutirá con más detalle aquí, fundar una compañía en Irlanda es interesante si, por servirnos de un ejemplo, se va a usar la baja tasa de impuestos corporativos del 12,5 %.

Sin embargo, esto requiere un directivo residente en Irlanda, en caso contrario, la tasa del impuesto corporativo es del 25% y no es atractivísima desde determinado punto de vista puramente fiscal.

Cuanto mayor sea la base imponible, mayor va a ser el ahorro fiscal para la compañía. Además, fundar una compañía en Irlanda asimismo es conveniente para resguardar la privacidad del accionista, ya que Irlanda es de los pocos países de la UE que no tiene un registro público de accionistas. Los directivos, por otra parte, se pueden localizar en la Oficina de registro de empresas irlandesas.

Prácticamente cualquier persona que viva en España puede establecer una empresa en Irlanda, pero solo aquellos que emplean o tienen un directivo local pueden beneficiarse de las bajas tasas de impuestos corporativos. Todos deben decidir por sí solos si merece la pena tras hacer los cálculos apropiados.

Si, merece la pena.

Dependiendo de qué tan alto sea su beneficio antes de impuestos, mayor será el apalancamiento fiscal. 

Para crear una empresa irlandesa y poder sacarle los mejores beneficios a efectos fiscales, tu beneficio empresarial debería rondar los 200 €. 

Sin embargo, naturalmente, hay otras muchas razones por las que Irlanda asimismo puede dar sus frutos por otras razones. Cuanto mayor sea la ganancia, mayor va a ser el apalancamiento fiscal. 

Impuestos corporativos en Irlanda VS Internacional

Cualquier persona que establezca una compañía en Irlanda debe familiarizarse con los impuestos corporativos en Irlanda y cotejarlos con su carga impositiva. Una GmbH alemana, por poner un ejemplo, debe abonar un impuesto de sociedades del 15 % más un recargo de solidaridad del 5,5 % y, en dependencia de dónde tenga su sede la compañía, una tasa de impuesto comercial de alrededor del 15% sobre las ventajas. Simplificado, se puede aceptar alrededor del treinta por ciento de los impuestos corporativos.

Una sociedad de responsabilidad limitada irlandesa siempre y en toda circunstancia paga el 12,5 % del impuesto de sociedades (impuesto sobre la renta), el impuesto comercial o no hay una contribución solidaria.

 En la UE, Irlanda ocupa una de las tasas impositivas corporativas más bajas con una tasa impositiva del 12,5 %. Esto pone a Irlanda prácticamente un veinte por ciento bajo los impuestos corporativos alemanes (impuesto corporativo e impuesto comercial).

Impuestos corporativos en Irlanda y en comparación internacional

El impuesto de sociedades en Irlanda es un 12,5% muy competitivo. Irlanda ocupa una posición destacada tanto dentro de la Unión Europea como a nivel mundial. Solo Chipre con el 12,5 %, Hungría con el 9 % y Malta con una tasa impositiva efectiva de solo el 5 % pueden mantenerse al día.

Gastos de formación limitada de Irlanda

El costo de crear una empresa en Irlanda cambia de un distribuidor a otro. Al valorar el nivel de los costos de puesta en marcha, cada parte interesada debe observar de cerca tanto los servicios ofrecidos como el distribuidor en sí.

Hace gran diferencia si contrata una agencia de integración pura para establecer un Ireland Limited o si asimismo quiere conseguir asesoramiento sobre derecho fiscal. Por lo general, a las agencias de empresas emergentes no les importa si su estructura en Irlanda se amolda a y su caso comercial, si tiene éxito y sabe qué condiciones del marco legal deben cumplirse, estas agencias sencillamente se establecen.

Este acostumbra a ser un producto estandarizado para distribución masiva. Sin embargo, estas ofertas normalmente no se amoldan a sus necesidades. Dicho esto, los interesados ​​en fundar una compañía en Irlanda se encaran a un inconveniente de elección en el que se debe ponderar esmeradamente la relación coste-desempeño y la calidad de los servicios.

Los costos anuales de mantenimiento incluyen, por poner un ejemplo, los próximos conceptos: contabilidad, IVA, contabilidad de nómina, estados financieros anuales y declaraciones de impuestos y, si es preciso, un certificado.

El estatus de no domiciliado

'Residente pero no domiciliado' significa vivir en Irlanda pero no tener domicilio a efectos fiscales. Este estatus fiscal especial se aplica a aquellos de origen no irlandés o descendientes de irlandeses. Esta es una regulación que se originó en el Reino Unido.

Para ilustrar: el Non-Dom suele ser una persona física, por ejemplo, un español, que ha emigrado a Irlanda, es residente allí pero no está domiciliado allí en el sentido fiscal.

Es una práctica legal del Reino Unido que se remonta a 1799 y al británico William Pitt the Younger. En la práctica, esto significa que todos los ingresos que no se originan en Irlanda sino fuera de Irlanda y no se transfieren o transfieren a Irlanda (remesas) permanecen libres de impuestos allí.

Si fijas tu residencia en Irlanda, se aplica el próximo cálculo: 12,5% de impuesto de sociedades y si no se retira ningún beneficio con Irlanda como país de destino, sino se distribuye a otros países, se sostiene así. En el caso ideal, que podemos efectuar al fijar la vivienda en Irlanda, esto se traduce en una carga impositiva total del 12,5% .

Sin embargo, como en España, los costos de la vida diaria asimismo deben cubrirse con ingresos apropiados, como un salario (que implica impuestos y contribuciones a la seguridad social). Por lo tanto, el nivel de vida siempre debe reflejarse en los ingresos del hogar.

El mayor beneficio se logra al fijar su vivienda en Irlanda (12,5 por ciento más un modesto sueldo para las necesidades diarias). Por lo tanto, los non-dom en Irlanda están exentos de impuestos sobre la renta extranjera y continúan así salvo que se trasfieran a Irlanda.

¿Qué pasa con la residencia del director gerente y accionista?

Idealmente, el accionista tiene la forma de una sociedad de cartera en Irlanda o es una empresa extraterritorial cuya operación no presenta problemas si el beneficiario real reside en Irlanda o en otro país sin un régimen CFC (Ley de Impuestos Externos) como, por ejemplo, Irlanda o Suiza.

En aras de la simplicidad, se puede decir que si un empresario decide no solo trasladar su empresa sino también su propio lugar de residencia a Irlanda, esto trae una serie de ventajas: la carga fiscal para las empresas puede reducirse al 12,5% y se omite la aplicación de las normas CFC. Además, el estatus non-dom ofrece una interesante práctica fiscal que permite no gravar las rentas extranjeras en determinadas circunstancias.

Conclusión final acerca de crear empresa en Irlanda desde España

Los impuestos corporativos favorables de solo el 12,5% se pueden lograr de manera completamente legal al establecer una estructura correctamente establecida en Irlanda. Los accionistas que residen en España nombran un director gerente local para el negocio operativo y prestan atención a la sustancia apropiada.

Al mudarse a Irlanda, el tema de la sustancia es en gran medida insignificante, ya que las autoridades fiscales irlandesas no lo exigen y las autoridades alemanas ya no son responsables de usted. En cualquier caso, simplemente fundar una empresa no es suficiente y hay mucho que considerar, de lo contrario se corre el riesgo de tropezar con detalles esenciales.

Subir